¿Violencia juvenil o trastorno mental?

Violencia Juvenil

Todos parecen culpar a los otros por el horror de la violencia reflejada en la paliza a la chica de Sabadell por parte de otra compañera de 13 años. Los padres de la víctima culpan lógicamente a la agresora y la denuncian. Los medios culpan a los que graban el video en el teléfono móvil sin hacer nada por la víctima, pero difunden el vídeo en sus páginas. La misma Consejera de Educación culpa a los jóvenes que no hicieron nada y además lo filmaron, a pesar de que la agresora era ya conocida por hechos parecidos y la habían trasladado a este centro tras ser expulsada de otros. Y finalmente, la madre de la agresora culpa de todo ello “a la enfermedad mental” que dice padecer su hija.

Debo reafirmar aquí que no existe ninguna enfermedad mental que dé lugar a este tipo de violencia. Lo visto en este vídeo no es la sintomatología propia de un trastorno mental. Ni el trastorno límite de la personalidad, ni el trastorno explosivo intermitente, ni la epilepsia, ni la esquizofrenia, llevan a un enseñamiento tan despiadado. Las enfermedades mentales mencionadas pueden alterar los mecanismos de regulación de las emociones, la capacidad de autocontrol o bien la claridad del pensamiento. Pero no producen este ensañamiento. Esto que hemos visto lo produce la PERSONA que se ha constituido sobre las bases de la genética, de la biología y de la educación, y que se despliega en una cultura.

La genética y la fisiopatología pueden producir dolor emocional ira, irritación, suspicacia y muchos otros síntomas. Pero una persona que agrede de esta manera en la puerta del colegio está constituida además por otros elementos no menos importantes que la biología y que lleva internalizados en ella misma:

  1. Tengo derecho a pegar al alguien cuando me he sentido herida; tengo derecho a destruirla. El individuo está por encima de todo, no hay un orden superior que me impida destruir a los otros (individualismo egocéntrico).
  2. Si no lo destruyo del todo es porque temo las represalias de la autoridad (jueces). Las autoridades no tienen derecho a meterse en mi vida, pero tienen ese poder (temor, que no respeto, sólo por el más fuerte).
  3. Estas conductas refuerzan mi figura, me hacen poderosa, se me respeta. Y más aún si se me graba y se me cuelga en Youtube. No tengo ninguna vergüenza, si me graban es porque intereso (exaltación de la imagen, de la apariencia).
  4. En los colegios todos me tienen miedo, no pueden conmigo. A mí no me hacen pasar por el aro como a los otros (los que no infringen es porque son débiles).
  5. Los profesores no pueden molestarme ni ponerme la mano encima (son inútiles y no los quieren ni sus jefes).

 

Sin estos elementos, la personalidad predispuesta a la agresividad no pasaría a comportarse como una persona despiadadamente violenta en público y con ostentación. Esto último es un acto de libertad en un entorno que favorece su decisión. Las personas que agreden despiadadamente en la puerta de un colegio, así como las que miran y graban, se hacen en nuestro modelo de vida: los profesores despojados de su autoridad, los padres que no enseñaron a ser buena gente con el ejemplo, la idolatría cultural del bienestar y de la falta de compromiso, los políticos que encaran el problema cambiando al joven agresivo de colegio, la pedagogía demagógica que enarbola los derechos de los jóvenes conflictivos y utiliza la libertad de estos como una forma de no implicarse de verdad en sus problemas.

El amor y el castigo juntos son poderosos agentes de cambio para un chico a la deriva. Pero me temo que hemos desterrado tanto al uno como al otro. No nos queremos implicar. Tan sólo pasarle la pelota al funcionario de al lado.

 

DR. Profesor José Luís Carrasco

 Prof. Dr. José Luis Carrasco

Médico Psiquiatra
Coordinador Científico SOMMOS Desarrollo Personal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies