Depresión

¿Cómo puedo saber si estoy al borde de una depresión?

Las depresiones no se inician bruscamente. Semanas o meses antes empiezan a aparecer sensaciones y síntomas leves que anuncian que el organismo está entrando en situación de desgaste máximo y está cerca de entrar en depresión.

Vídeo de la OMS sobre lo que representa un estado depresivo.


Depresión, una de las enfermedades más frecuentes

La depresión está entre las enfermedades más frecuentes que sufren las personas. Cuando alguien padece una depresión tiene el ánimo decaído y parece no alegrarse con nada del entorno. No le apetece hacer lo que habitualmente le gusta, salir, leer, conversar, etc. Todo se ve complicado, difícil, los problemas cotidianos aparecen como obstáculos enormes, las incertidumbres del porvenir se ven como amenazas. La fatiga y el miedo se van apoderando del cuerpo, al tiempo que el que la sufre empieza a sentir que ha hecho algo mal, que no es una persona válida y que no tiene razón para estar así, por lo que comienza a sentirse culpable de su enfermedad. Finalmente, la idea de desaparecer del mundo empieza a rondar la cabeza.

Enfermedad de depresiónComúnmente aparece insomnio, trastornos del apetito, cansancio, malestar general y dolores musculares. El aspecto físico de la persona con depresión suele delatar el estado de sufrimiento corporal que padece.

Más de un cuarto de la población tiene una depresión en algún grado a lo largo de su vida. La mitad de ellas se consideran graves o moderadas y necesitan un tratamiento y un seguimiento médico regular. La depresión puede aparecer en cualquier momento de la vida, y es más frecuente en la adolescencia, alrededor de los cuarenta años y en la vejez. La depresión cursa con episodios agudos que responden bien al tratamiento antidepresivo y suelen curarse por completo. El curso es recurrente y la mayoría de los pacientes presentan algún otro episodio a lo largo de la vida. En los casos más graves, las recidivas de la enfermedad son más frecuentes y es necesario establecer un tratamiento preventivo para evitarlas.

¿Tienes alguna consulta?
Resolvemos tus dudas de forma gratuita a través de nuestro servicio de consultas breves vía e-mail.
Consulta Gratuita

Es importante entender que la depresión es una enfermedad y no una reacción a los problemas de la vida. Estos pueden desencadenarla pero no son la causa. Cuando la depresión está instaurada afecta a todo el organismo y no puede ser modificada por la persona con su propia voluntad. Aunque con el tiempo puede mejorar espontáneamente, la persona con depresión debe recibir tratamiento. Una depresión mantenida acaba produciendo consecuencias negativas en la vida de la persona y en su carácter, y puede acrecentar el riesgo de la consecuencia más grave de la enfermedad, el suicidio.

Por lo general la respuesta al tratamiento es buena y completa, en particular en los episodios depresivos iniciales. El tratamiento farmacológico junto a un apoyo psicológico suelen ser muy eficaces en la mayoría de los casos. En los casos más graves y resistentes se utilizan terapias psicológicas más específicas y combinaciones especiales de fármacos.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se diferencia una depresión de la tristeza normal?

Es importante entender que la depresión es una enfermedad y no una reacción a los problemas de la vida. Estos pueden desencadenarla pero no son la causa. Cuando la depresión está instaurada afecta a todo el organismo y no puede ser modificada por la persona con su propia voluntad. Aunque con el tiempo puede mejorar espontáneamente, la persona con depresión debe recibir tratamiento. Una depresión mantenida acaba produciendo consecuencias negativas en la vida de la persona y en su carácter, y puede acrecentar el riesgo de la consecuencia más grave de la enfermedad, el suicidio.
¿Es normal estar deprimido cuando tienes problemas?

La depresión no es nunca normal o sana. Sin embargo las reacciones de tristeza o de angustia ante las situaciones dolorosas sí entran dentro de la normalidad y no constituyen un trastorno. Estar triste y dolido en las situaciones de pérdida entra dentro de los mecanismos adaptativos, y sufrirlo nos puede hacer más fuertes y ayudar a madurar. Con el tiempo, las reacciones de tristeza y de dolor psíquico se van apagando y van permitiendo a la persona recuperar su capacidad de funcionar y de sentir.

Pero la depresión es más que una reacción de dolor, tristeza o desánimo. En la depresión, el organismo entero está afectado y los síntomas no mejoran con el tiempo. Sufrir una depresión no ayuda a madurar, sino al contrario, empuja hacia el desánimo y el miedo crónicos. Cuando una persona está deprimida no es capaz de encontrar razones ni claves para ir mejorando, y todo su pensamiento se vuelve negativo y obsesivo.

¿De verdad tiene tratamiento la depresión?

Por lo general la respuesta al tratamiento de la depresión es muy buena, especialmente en los casos leves y moderados, y en particular en los episodios depresivos iniciales. El tratamiento farmacológico junto a un apoyo psicológico suelen ser muy eficaces en la mayoría de los casos. En los casos más graves y resistentes se utilizan terapias psicológicas más específicas y combinaciones especiales de fármacos.
Me da miedo reconocer que tengo una depresión y me da miedo que me den pastillas

En algunos casos leves pueden evitarse los medicamentos y recurrir exclusivamente a la psicoterapia. Pero por lo general los medicamentos aceleran la salida del estado depresivo y mejoran la eficacia de la psicoterapia. Los fármacos de los que disponemos en la actualidad han situado el tratamiento de la depresión en el mismo nivel que el de otras enfermedades, como por ejemplo el asma o las infecciones. Son fármacos fáciles de usar, sin complicaciones y sin apenas efectos adversos, que permiten hacer una vida totalmente normal. No hay nada de cierto ya en la creencia que los fármacos para la depresión dejan al paciente dormido o “atontado”. Tampoco se debe pensar que el tratamiento es “para toda la vida”. El tratamiento es para el episodio de depresión y se mantiene unos cuatro a seis meses.  Sólo en el caso de que haya recaídas frecuentes se plantea mantener un tratamiento a largo plazo, que es en todo caso compatible con una vida absolutamente normal.

Enlaces relacionados