LOS PROBLEMAS DE LA INMADUREZ

Decálogo de comportamiento de la persona inmadura

La inmadurez no es un trastorno mental, sin embargo en su acepción médica, significa una falta en el desarrollo, por lo que sí podemos decir que es un problema.

La inmadurez no es sólo una curiosidad o un matiz, es un estado. La persona inmadura es una persona principalmente con falta de objetivos, pero también inestable, a medio formar, con dependencia y relaciones afectivas exigentes.

Por todo ello podemos decir que la inmadurez se caracteriza por dos hechos principales:

-          La capacidad para poder confiar en las otras personas está muy mermada.

-          El sentimiento de ser una persona válida en sí mismo no se ha desarrollado.

De estas dos carencias fundamentales van a derivar los comportamientos característicos de los jóvenes inmaduros. Comportamientos que podemos resumir en el siguiente decálogo:

Decálogo de la inmadurez psicológica. Pautas de reconocimiento dirigidas a las familias.

  1. Los jóvenes inmaduros establecerán relaciones de mucha intensidad emocional con los padres y con el resto de la familia. Por el contrario, sus relaciones con amigos y compañeros tenderán a ser más distantes.
  2. La relación con la familia estará marcada por un recurso exagerado a la queja, a sentirse peor tratados, a mostrar insatisfacción y a tener episodios de ira.
  3. La inmadurez psicológica puede ser compatible con un buen rendimiento académico. El chico inmaduro precisa desesperadamente la atención de los padres, y ésta puede ser una buena forma de no perderla.
  4. El joven inmaduro se defiende a menudo con arrogancia, niega su malestar, odia pedir ayuda o dar lástima. El joven inmaduro atribuye su malestar al trato injusto de los padres y exige que se le trate mejor.
  5. El joven inmaduro puede por tanto parecer independiente o desdeñoso, pero en realidad es profundamente dependiente del afecto y de la opinión de los padres. El inmaduro no ha desarrollado un sentimiento individual de validez, y por ello necesita que se le refuerce continuamente tratándole de una manera algo especial.
  6. El joven inmaduro puede tener aparentemente muchos amigos y muchas relaciones con el sexo opuesto. Pero lo más probable es que sean superficiales y que representen sólo una pose de liderazgo
  7. El joven inmaduro ha sido con frecuencia líder de su grupo durante un tiempo, generalmente los primeros años de la preadolescencia. Pero con el tiempo irá perdiendo amigos y sintiéndose aislado.
  8. El joven inmaduro tendrá dificultades para adaptarse a la vida del adulto, a ser una persona como los demás que lucha y compite por el afecto de los otros.
  9. El joven inmaduro necesitará a los otros de manera absoluta, incondicional. Cualquier negativa por parte del otro será tomada como una descalificación global de su valía.
  10. El joven inmaduro puede ser encantador, delicioso, imaginativo, colorista y divertido. Es la parte atractiva de poseer una afectividad infantil. Pero será incapaz de sobrevivir en un mundo de relaciones adultas.