Entonces, ¿bailamos?

Danzaterapia - psiquiatría

La danzaterapia se enmarca dentro del área de las Artes Creativas en psicoterapia. Esto es, el uso de formas artísticas para conectar el cuerpo, la mente y alma en favor de su  integración total para liberar tensiones, estrés o, incluso, estados de ansiedad. Esta conexión se consigue a través del trabajo con el movimiento y de la emoción, el cuerpo mismo y su lenguaje.

Algo de historia

La danzaterapia nació como germen en Alemania en los años 20 del siglo pasado de la mano del maestro de danza Rudolf von Laban en un concepto que fueron desarrollando sus alumnas, como Mary Wigman, musa de la danza expresionista alemana. En su migración a Estados Unidos, las alumnas  de ambos, consideradas hoy madres de las danzaterapia, desarrollaron esos conceptos y añadieron otros nuevos, y gracias a su trabajo con personas con necesidades especiales y trastornos mentales, observaron que la danza ofrecía nuevas posibilidades terapéuticas.

Como la conocemos hoy, podemos decir que la danzaterapia nació en los años 40 del siglo pasado, que es cuando estas bailarinas que estaban desarrollando los conceptos de este estudio de los movimientos y la música en favor del paciente, se unieron a terapeutas infantiles para tratar conjuntamente los trastornos psíquicos.

La danzaterapia a día de hoy

Los conceptos de la danzaterapia se han ido desarrollando constantemente y a día de hoy existen muchas teorías. En todas ellas se habla de los grandes beneficios que la danzaterapia ofrece a nuestra salud y de cómo se usa la danza y el movimiento para lograr una total integración de procesos emocionales, corporales y cognitivos. La danzaterapia nos ayuda a estimular el movimiento personal y la percepción personal, analizar las emociones, establecer nuevas formas de  relacionarse y de enfrentarse a los problemas, activar la memoria y a ser consciente de lo vivido y lograr integrarlo.

¿Qué es lo que voy a hacer en la danzaterapia?

Cuando vamos a nuestro primer encuentro con el terapeuta, éste analizará nuestros movimientos, forma de respiración, la respiración, los gestos, la postura corporal, el ritmo, la mínima y nuestra relación con el espacio. A esto se le suma unos exámenes especiales que se hacen para tener más conocimientos de lo observado previamente, y así conformar un diagnóstico más certero.

Hay varios métodos en la danzaterapia, que finalmente se suelen unir siempre en algún punto, complementándose. En ellos se tiene en cuenta siempre los elementos básicos:

  • La técnica de la danza: Reproducción de movimientos con la incorporación nuestro mundo interior. La elección del baile dice mucho del estado del paciente. Suele dar más seguridad al no depender de la creación propia del paciente.
  • La imitación: este método puede servir de disparador, al imitar movimientos, para generar los propios. Ayuda a la concentración.
  • La improvisación: nos dejamos llevar por impulsos, por lo que en ese momento sentimos. Es difícil desconectarse de lo consciente para llegar a un estado de total improvisación de movimientos, pero es muy útil para poder recordar sentimientos, estados, emociones y darlos nombre.
  • La creación: se combina la técnica y la improvisación. El paciente elige qué desea expresar y cómo. Es la expresión pura y controlada de los sentimientos.

Unir el cuerpo y la mente a través de la danza es uno de los métodos más eficaces para conectarnos con nuestro “yo” a través de los movimientos, y para generar estados que logren huir de sentimientos de ansiedad, estrés o agobio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies