El reflejo de las enfermedades mentales en el cine español

Autoagresiones

El pasado domingo se celebró la Gala de los Goya, los premios más relevantes del cine español. Entre los premiados se encuentra el film de “La herida”, de Fernando Franco (premio al mejor director novel).

El largometraje cuenta la historia de Anita (María Álvarez, Goya a mejor actriz), una joven que sufre un Trastorno Límite de la Personalidad. Durante la película vemos cómo Anita se autolesiona en varias ocasiones con cigarrillos o con pequeños cortes que se hace con una cuchilla que casi siempre lleva encima.

Un comportamiento autoagresivo es la rabia destructiva dirigida a uno mismo por la imposibilidad de dirigirla a los demás, por el pánico a perder a esas personas, a sentirse abandonado por ellos.

Pero, ¿qué es lo que produce que una persona llegue a autolesionarse? Puede haber varios motivos:

  • Por una “inversión de la imagen”. La ira contenida por el daño sufrido por otra persona lleva al individuo a pensar que no vale nada y a autodespreciarse. En este caso la persona que se autolesiona quiere acabar con una parte de sí misma que desprecia.
    En la película vemos como la protagonista, tras una discusión de pareja, se provoca varios cortes en las extremidades.
    En este tipo de casos, el trabajo para la recuperación se centra en la autoestima y la independencia emocional.
  • Otro motivo puede ser que la autolesión se haya convertido en una forma de expresión del paciente, en su forma de comunicarse y gestionar sentimientos como la ira o la insatisfacción. Por eso en este caso se trabaja en nuevas formas de expresar esos sentimientos.
  • Por último la autoagresión puede convertirse en una adicción. El dolor genera la liberación de endorfinas que a su vez contribuyen a aliviar el dolor emocional. Esta situación puede llegar a bloquear el desarrollo personal del individuo.

Este tipo de trastornos requieren un tratamiento y una atención médica combinada con la terapia para ayudar al individuo a desarrollar de la identidad personal y aprender a regular sus emociones.

Quizá lo más destacable de la película no sea cómo refleja los síntomas de la enfermedad sino el dolor que esta genera. Concienciar a la sociedad de que detrás una enfermedad mental hay sufrimiento: el de la gente de alrededor, pero sobretodo el de la persona que la sufre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies