Asertividad engañosa

La inseguridad va ligada a una autoestima negativa

Cuando nos hablan de personas inseguras el modelo que se nos forma en nuestra mente es el de una persona que se cuestiona a sí mismo y sus actos constantemente, a la que le cuesta tomar decisiones y que necesita del apoyo de su entorno para llevarlas a cabo. Diríamos que una persona insegura es una persona con una autoestima negativa, que no se percibe a sí mismo como un individuo atractivo.

Por lo general identificamos a una persona insegura por su comportamiento retraído o pasivo, sin embargo, hay sujetos que actúan justamente de manera contraria, hablan mucho y se dejan notar. Buscan protagonismo.

Algunas personas necesitan hablar de una manera que parece compulsiva; en cualquier conversación necesitan tener una opinión y que ésta sea ganadora. Hasta parecen dar una impresión de confianza en sí mismos y de perfecto manejo del acto social desarrollado. Nadie diría que la realidad es que es una muestra de inseguridad: hablando sin cesar evitan sentir que los otros pueden saber más que ellos mismos. Se trata de un problema narcisista, la imagen del otro es envidiada y produce inseguridad; por ello necesitan compulsivamente quitarle la palabra para tratar de sentirse superiores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies