Estrés y Ansiedad

¿Tienes alguna consulta?
Resolvemos tus dudas de forma gratuita a través de nuestro servicio de consultas breves vía e-mail.
Consulta Gratuita

¿Cómo puedo saber si mi ansiedad es enfermiza?

Un cierto grado de ansiedad es sano y contribuye al desarrollo de nuestra personalidad. Sólo cuando el estado de ansiedad impide que funcionemos en nuestras tareas y en nuestras relaciones debemos pensar que se trata de un trastorno de ansiedad. La ansiedad enfermiza ya no ayuda a madurar y a crecer a la persona, sino al contrario.

Tratamientos para Estrés y Ansiedad

Aunque se utilizan indistintamente los términos estrés y ansiedad, no son exactamente la misma cosa. El estrés es la sensación de tensión y de presión psicológica que soporta una persona. El estrés está producido por la presión del ambiente pero también por la presión de nuestros propios pensamientos y exigencias. Cierto grado de estrés y de tensión son necesarios para mantener la actividad y la motivación del individuo, pero el estrés excesivo y mantenido son perjudiciales para el cuerpo y para la mente.

La ansiedad es una forma de estrés patológico en la que, además de la tensión y la inquietud, se presenta una sensación de temor, inseguridad y a veces pánico. La ansiedad conduce al sujeto a un estado de inhibición temerosa, evitando alejarse mucho de casa y también situaciones en las que haya personas desconocidas. Con mucha frecuencia el trastorno de ansiedad resulta de un estado de estrés excesivo mantenido.

Trastorno de la ansiedad y estrésLa ansiedad puede presentarse en forma de crisis de angustia o pánico, que se presentan de forma súbita y sin motivo. La persona se siente terriblemente mal, siente que se ahoga, que el corazón se le para, que se marea, que le tiemblan las piernas y que va a perder el control mental en cualquier momento. Las crisis duran uno o dos minutos, tras los que el sujeto queda agotado y bastante asustado. Si las crisis se repiten debe diagnosticarse un trastorno de angustia, cuya principal complicación es la agorafobia, que consiste en la evitación de salir a sitios concurridos sin compañía, por el temor a que se repitan las crisis de pánico.

Otra forma de ansiedad es el trastorno por ansiedad generalizada, en el que la ansiedad se presenta de manera continua, pero no tan intensa como en las crisis de angustia. La persona está continuamente tensa, preocupada y temerosa, lo que va progresivamente restringiendo su actividad vital y social.

Los trastornos de ansiedad pueden aparecer en cualquier momento de la vida, aunque su presentación suele darse en las edades jóvenes y medias.

Varios medicamentos resultan eficaces en el tratamiento de la ansiedad y entre ellos se encuentran los denominados antidepresivos reguladores de la serotonina y/o la noradrenalina, la pregabalina y las benzodiacepinas. La psicoterapia de tipo cognitivo-conductual suele ser muy eficaz y debe asociarse siempre a la medicación para consolidar la mejoría y evitar recaídas.

Preguntas Frecuentes

¿Qué diferencia hay entre estrés y ansiedad?
El estrés es la tensión que todos sentimos cuando tenemos que afrontar las tareas, las dificultades y las amenazas del día a día. El estrés es una tensión corporal y emocional necesaria para que funcionemos. Pero el estrés no debe alcanzar niveles excesivos ni debe ser permanente. Cuando esto ocurre, el organismo nos avisa con síntomas de alarma, como la ansiedad, el cansancio o el insomnio.
La ansiedad está relacionada con el exceso estrés, y es una sensación de miedo, de temor a que algo malo ocurra, y se acompaña siempre de nerviosismo e inquietud. El exceso de estrés que provoca la ansiedad puede estar producido por causas externas, pero muchas veces es nuestra propia mente quien lo produce.
¿Por qué algunas personas tienen más estrés?
La forma de interpretar los acontecimientos y las situaciones de la vida no es la misma en todas las personas. Aquellas que necesitan mayor control de todo para no sentirse inseguras tienden a tener un mayor estrés interno. También las personas más vulnerables emocionalmente y con menor autoestima así como las que están muy pendientes de la imagen que muestran ante los demás. Estas personas son más proclives a tener trastornos de ansiedad.

Enlaces relacionados